Elogio de nuestras mochilas

LA COMPLEJIDAD DE UN PRODUCTO BLUESIGN®

LA COMPLEJIDAD DE UN PRODUCTO BLUESIGN®

Uno de los objetivos más ambiciosos que forman parte del compromiso de deuter es hacer el 50 % de todos nuestros productos con materias primas recicladas, y que para 2025 podamos seleccionar el 70 % de estos materiales de telas con la certificación bluesign®.

De esta manera, estamos contribuyendo a utilizar menos recursos e implantar prácticas de fabricación más respetuosas con el medioambiente, a mejorar la observancia de condiciones de trabajo más justas y a reducir nuestra huella de CO2.

En 2021, nuestra colección ya incluía un 19 % de productos bluesign® como así lo certificaba el símbolo del botón verde.

Este es un logro del que nos sentimos orgullosos porque comporta un alto grado de complejidad, esfuerzo, cumplimiento estricto de la normativa, controles de calidad constantes, colaboraciones productivas con otros fabricantes y un equipo incansable.

¿Qué significa ser un producto bluesign® en relación con las partes individuales de una mochila?

Los productos bluesign® constan de, al menos, un 90 % de telas y un 30 % de accesorios con la aprobación bluesign®.

¿Todo esto le suena un poco abstracto? Sin duda, así es.

Porque para poder comprender lo que esto significa, primero tiene que conocer de cuántos componentes están hechas nuestras mochilas.

Por ejemplo, y según su mejor estimación, ¿cuántas piezas individuales diría que puede haber en nuestra mochila UP Seoul? 

143.

Para poder recibir la certificación bluesign®, un producto debe cumplir con todas las especificaciones bluesign® descritas con anterioridad.

Esto significa que los distintos procesos para la fabricación de estos componentes, incluidas las cargas de trabajo de los empleados y las medidas medioambientales que se aplican durante la fase de fabricación, deben pasar un examen exhaustivo de conformidad con esta normativa.

Puesto que otras empresas con otros procesos distintos de fabricación se encargan de la fabricación de algunos componentes, es comprensible que un producto bluesign® se convierta en un tapiz bastante complejo de procesos y materiales.

 

¿Y CUÁNTO TRABAJO SUPONE LA ELABORACIÓN DE CADA MOCHILA?

No hay duda de que una mochila no se hace únicamente con estas 143 piezas individuales.

En el caso de la UP Seoul, son necesarios 30 pasos a lo largo de 13 horas para su fabricación, con una colaboración estrecha y coordinada entre 10 personas distintas (eso sin contar la producción de los materiales y el transporte).

Todas estas personas generan el valor que tiene esta mochila a través de su trabajo y de su tiempo. Y nosotros somos los responsables de estas personas.

Por tanto, para nosotros es importante que nuestros clientes realicen elecciones de consumo responsable, inviertan en productos resistentes y de alta calidad y vean nuestros productos no solo como objetos de consumo, sino como artículos que hay que cuidar.

De esta manera, los clientes muestran su aprecio por las personas que fabrican estas mochilas, que son las que más lo merecen.